lunes, 28 de marzo de 2016

Los 33.000 kilómetros de «Benjamin»




Sinopsis de «Benjamin»:
El miedo se transforma en terror cuando se esconde en las entrañas de tu casa…
«Ben tiene nueve años, está furioso con su madre y fantasea con la idea de marcharse de casa. Agobiado, se escabulle en la oscuridad del desván: un sitio prohibido e inexplorado que ha caído en desuso hace años.
Tras una búsqueda exhaustiva en los inmensos bosques de Carnival Falls, es considerado oficialmente un niño perdido, y a medida que los días pasan, su familia empieza a aceptar lo inevitable. Ben ha muerto.
Sin embargo, él está allí, sobre sus cabezas. A través de diminutos orificios es capaz de espiarlos, escuchar sus conversaciones íntimas, descubrir sus secretos más ocultos y presenciar cómo, lenta pero decididamente, sus vidas se reanudan… sin él.»

Más datos de interés:
Género: Suspenso. Terror.
Cantidad de páginas: 504.
Ilustraciones en el interior del libro: No.
Tapa blanda: Sí.
Editorial: Suma de Letras.
Facebook del autor: clic aquí.

Book trailer:


lunes, 2 de marzo de 2015

«Tierra de Nadie», novela de Sebastián Elesgaray




Sinopsis de «Tierra de Nadie»:
«Siete balas. 
Siete balas no eran tan malas, si tenía que enfrentar a tres bestias. Matemática pura, fácil para un ingeniero. Un tiro a cada una y asunto resuelto. Además le iba a sobrar munición. ¿Pero cómo carajo la iba a hacer rendir si le temblaba la mano? No solo la mano, todo el cuerpo. Sufría de espasmos, estaba empapado en transpiración y no podía llenar de aire los pulmones.
Siete balas.
'Siete magníficas balas', pensó con ironía, 'sería más fácil aprender a volar.'
***
El planeta tal cual lo conocemos ya no existe. Es asolado por bestias de otro mundo. La comida y el agua son difíciles de conseguir, no hay acceso a la medicina y el enemigo acecha en cada rincón. Un grupo de jóvenes coincide en un edificio en la ciudad de La Plata. Será su refugio, y allí surgirá la amistad, la solidaridad, y agazapada, la traición. Sabrán que las bestias eran el comienzo de algo mucho más grande. Y cada uno deberá enfrentar sus propias decisiones para sobrevivir en esta tierra de nadie.»

Más datos de interés:
Género: Distópico/Ciencia Ficción/Post-Apocalíptico.
Cantidad de páginas: 288.
Ilustraciones en el interior del libro: No.
Tapa blanda: Sí.
Editorial: Ediciones B, Colección BLOK («click» aquí).
Facebook de la novela: «click» aquí.
Facebook del autor: «click» aquí.

Book trailer:

lunes, 13 de octubre de 2014

Uso adecuado de las rayas de diálogo




Desde «El Edén De Los Novelistas Brutos», blog y página de facebook en los que participo como co-administrador junto a Carmen Gutiérrez, Raúl Omar García y Pepe Martinez, y a partir de la experiencia recogida a través de los sucesivos ejercicios de «El Taller Comunitario de Literatura» (ETCL) allí desarrollados, hemos redactado el siguiente recordatorio respecto al uso adecuado de las rayas de diálogo.

Uso adecuado de las rayas de diálogo

1) Para los diálogos debe usarse la raya, «—», que se obtiene oprimiendo a la vez las teclas «Alt», «Ctrl» y «-» del teclado numérico.

2) Si no hay intervención del narrador, todo va sobre ruedas. Sencillo, el «.» va al final de la oración:

—María, te comento el tema de los diálogos.

3) Si hay intervención del narrador, se empieza a complicar. Algunos ejemplos (siempre, acordémonos, la «—» va pegada, sí o sí, a la intervención del narrador, y NO a quien dialoga –salvo la «—» de apertura del renglón de diálogo–):

4) Intervención del narrador para finalizar la línea de diálogo, utilizando verbos derivados de la acción del «habla». Ahí, el «.» va recién al final de la intervención del narrador, y NO luego de la última palabra del diálogo. En este caso el verbo derivado de la acción del «habla» es «dijo»:

—María, te comento el tema de los diálogos —dijo Juan, el ceño fruncido.

5) Intervención del narrador para finalizar la línea de diálogo, utilizando verbos NO derivados de la acción del «habla». Ahí necesitamos usar dos veces el «.»: a) uno se coloca luego de la última palabra del diálogo; y b) otro se coloca al final de la intervención del narrador. En este caso el verbo NO derivado de la acción del «habla», que domina la oración, es «frunció»:

—María, te comento el tema de los diálogos. —El que sugería sobre el tema, llamado Juan, frunció el ceño.

6) Intervención del narrador en medio de la línea de diálogo, utilizando verbos derivados de la acción del «habla». Ahí también necesitamos usar dos veces el «.»: a) uno se coloca recién al final de la intervención intermedia del narrador, y NO luego de la última palabra del diálogo; y b) el otro se coloca al finalizar la línea de diálogo, luego de la última palabra de quien dialoga. En este caso el verbo derivado de la acción del habla es «dijo»:

—María, te comento el tema de los diálogos —dijo Juan, el ceño fruncido—. No es taaan complicado.

7) Intervención del narrador para finalizar la línea de diálogo, utilizando verbos NO derivados de la acción del «habla». Ahí necesitamos usar tres veces el «.»: a) uno va luego de la última palabra del diálogo antes de la intervención intermedia del narrador; b) otro luego de la raya de cierre de la intervención intermedia del narrador; y c) el último va al finalizar la línea de diálogo, luego de la última palabra de quien dialoga. En este caso el verbo NO derivado de la acción del «habla», que domina la oración, es «frunció»:

—María, te comento el tema de los diálogos. —El que sugería sobre el tema, llamado Juan, frunció el ceño—. No es taaan complicado.

8) Siempre, siempre, en el caso de la intervención del narrador, la "—" va pegada al texto de tal intervención, y NO al diálogo del protagonista.

Como comentaba al inicio de la entrada, el presente recordatorio ha sido confeccionado en conjunto por los integrantes de El Edén De Los Novelistas Brutos y, dado que ninguno de nosotros tiene estudios de grado sobre el tema (solo experiencia «bruta» a partir de los cuentos —y novela…— que hemos escrito, sin publicar aún nada en papel), no tiene ningún tipo de carácter académico ni, por supuesto, es de uso obligatorio para nadie.
De todas maneras, esperamos que sea de utilidad...
¡Saludos!

Blog: «click» aquí.

lunes, 22 de septiembre de 2014

Mr. M recomienda «The Juanito's Blog»




Mr. M es un joven escritor español que se destaca tanto en la redacción de relatos y novelas, como así también en la poesía y en otras actividades de índole cultural (la música y la actuación, por citar solo dos).


Multifacético, es un artista inquieto por naturaleza y que hace de las letras su verdadera especialidad. La violencia y el suspenso que impregnan sus textos, sumados a un humor y a una ironía muy atrapantes, hacen que, en mi opinión, los mismos se disfruten de principio a fin.


Pero no es eso lo que me lleva a citarlo hoy aquí. No. Es el interés mutuo que, desde que nos conocimos a través de blogger, hemos demostrado por nuestras creaciones literarias y, sobre todo, su altruismo a la hora de referirse a sus colegas escritores.
En el mes de abril de 2014, Mr. M publicó una entrada en «El blog de Mr. M» en la que recomienda «The Juanito’s Blog».
La sorpresa al ver publicada la misma fue enorme, y la alegría que me embargó aún más. Y, claro, los agradecimientos no se hicieron esperar.
Pueden leer tal entrada siguiendo el link:


Solo me queda agradecer nuevamente al Mr., decirle que sus «mastercitos» siempre estamos esperando más noticias literarias de él, y aprovechar la oportunidad para promocionar las dos novelas que tiene publicadas, «Plato frío» y «Sábado Noche en la Galaxia». Las mismas se pueden adquirir en los siguientes links:


-         Plato Frío: click aquí.


-         Sábado Noche en la Galaxia: click aquí.

¡Gracias, Mr. M!


lunes, 21 de julio de 2014

Publicación de «El sobreviviente» en «QU»




Durante el año 2013 fui invitado por la escritora Alejandra López a participar de la redacción conjunta de relatos que organiza la revista literaria argentina «QU».
Y así nació el cuento «El sobreviviente», en el que participaron redactando cinco autores, tocándome a mí escribir su segundo capítulo.
Bajo la edición de la directora de revista, María Staudenmann, el relato se publicó en dos entregas: la primera en la revista N° 8 (octubre de 2013), conteniendo los capítulos 1 a 3, y la segunda en la revista N° 9 (abril de 2014), conteniendo los capítulos 4 y 5.
Pueden acceder a ambas publicaciones haciendo «click» en los siguientes links:
1) Revista «QU» N° 8 – Octubre 2013: http://www.qu-literatura.com.ar/QU_Numero8_octubre2013.pdf
2) Revista «QU» N° 9 – Abril 2014: http://www.qu-literatura.com.ar/QU_Numero9_abril2014.pdf
Asimismo, participan en cada edición de la revista numerosos escritores, microescritores y poetas, además de poseer numerosa información literaria de interés.
Cabe destacar que la revista tiene una cuidada edición en papel, con una calidad verdaderamente envidiable. Les dejo unas imágenes para que puedan apreciarlo:

Solo me resta agradecer a Alejandra por la invitación, y a María por dejarme participar en la redacción conjunta de «El sobreviviente».
¡Saludos!

miércoles, 14 de noviembre de 2012

Roberto "Diente Flojo" Minoli


Para el Tío Roberto: cuando
sea grande quiero ser como vos.

Eximios Intérpretes del Balompié
Por Juan Baldomero Talarga

Hoy: Roberto “Diente Flojo” Minoli

El año 1947 estaba llegando a su fin, y nadie podía prever que ese gurrumín nacido en un pequeño pueblito de la provincia de Buenos Aires hacía pocas horas y que lloraba desconsolado en los brazos de su primeriza y joven madre, se transformaría con los años en aquel temible goleador del glorioso Racing Club de Avellaneda.
Nacía una leyenda: Roberto “Diente Flojo” Minoli.
Ya desde pequeño, Minoli dejó entrever su amor por la redonda: con solo quince años, y en los entretiempos de aquellas soberanas batallas que eran los partidos del campeonato de Fútbol Agrario —donde se destacaba como goleador representando a Juventud Agraria de Pardo—, ¡le entraba a las redondas de muzzarella! con una glotonería poca veces vista.

Minoli, con quince años, formando parte de Juventud Agraria de Pardo

Sin embargo, su desembarco en La Academia se produjo recién a los dieciocho años, cuando dejó el nido materno para viajar a Buenos Aires a comenzar sus estudios universitarios de Odontología.
Finalizaba el año 1965, y en la mente de Juan José Pizzutti ya se estaba delineando el equipo que afrontaría el campeonato de 1966. Y si algo le faltaba, era un goleador de los de antes, alguien que tuviera el arco entre ceja y ceja y que supiera acompañar con audacia a gente como Raffo, Cárdenas, Maschio, entre otras grandes figuras.

lunes, 28 de mayo de 2012

Se cumplen cincuenta años





Autores: SilviCaroAgusHernánNicoJuanito.



Para Juan Miguel
28/05/1947 - 27/01/2001

Te extrañamos, Viejo...


Se cumplen cincuenta años
una vez sola en la vida,
y se trae a la memoria
cosas que nunca se olvidan.
No me diga que es mentira
lo que yo le via’ contar
de este gaucho Don Miguel
vasco duro pa’ porfiar.


De chiquito, nomás,
aprendió a andar en el campo
junto a Don Bassagaisteguy.
Quién los podía parar,
si era de lindo mirar
(según nos contó la Piba)
muy temprano en la mañana
irse juntos a tambear.