miércoles, 26 de abril de 2017

2016, un muy buen año




2016 fue un muy buen año en lo relacionado con mis letras.
Enero trajo la inauguración del canal de YouTube del blog «El Edén De Los Novelistas Brutos». Y allí participé con la lectura de mi microcuento «Piel cetrina».
Pueden acceder al video haciendo clic en:
En febrero me sumé a la interesante propuesta de la cátedra Lenguaje Visual 3, de la Facultad de Bellas Artes de la UNLP, por quienes fui seleccionado con mi microrrelato «Jornada de pesca» para ser ilustrado por sus alumnos.
También febrero trajo una mención a una de mis obras en el blog «La Cueva del Extraño», del escritor español Tony Jiménez.
Tony desmenuzó el e-book «Los papeles perdidos de Stephen King», editado por James Crawford Publishing, en el cual participé con mi relato «Un cuadro de mierda».
Pueden acceder a la publicación haciendo clic en:

sábado, 15 de octubre de 2016

Merceditas


(Fotografía de Fernando Avellaneda)


Por el zumbido que hacía pensé que era un mangangá, y me eyecté de la silla impulsado por el miedo ancestral que le tengo a esos bichos. Salí al pasillo de la oficina, arrimé la puerta y, desde un pequeño resquicio, miré hacia el interior.
No era un abejorro lo que se había metido por la ventana, sino un picaflor. Que revoloteaba cerca del techo, obnubilado y sin encontrar una vía de escape.
Volví a entrar a la oficina, tomé la precaución de cerrar la puerta y, luego, salté y agité los brazos para que el pequeño volador huyera por donde había entrado. Esto no sucedió, y al oír los ruidos que hacía en el fragor de mi batalla personal, apareció Pablo desde la oficina contigua; divisó al colibrí, se sacó el buzo que llevaba anudado a la cintura y, mientras yo movía los brazos como si fueran las aspas de los molinos de Don Quijote, lo lanzó contra el ave. Cinco o seis intentos, pero no logró atraparla. El picaflor, entonces, pareció percibir la generosa pausa en el minifusilamiento y se posó en la rejilla rota del aire acondicionado.
Lo miré fijo. Respiraba agitado y el corazón parecía querer reventarle dentro de su pecho verde. Y fue allí cuando lo escuché piar y casi me caigo de espaldas.
Silbaba el estribillo de «Merceditas», el reconocido chamamé.
Justo cuando abría la boca para decir algo, Pablo volvió a lanzar su improvisado proyectil contra el ave y ambos, prenda de vestir y colibrí, cayeron hechos un nudo sobre el escritorio. Presto, mi compañero de trabajo tomó el buzo y lo agitó contra la ventana. Y el picaflor voló hacia su libertad.
Le agradecí a Pablo por la ayuda, quien solo esbozó un gruñido y se fue de la oficina.
Yo me senté frente a la computadora, todavía anonadado por lo que había visto y, sobre todo, oído. La música revoloteaba en mi cabeza y no me podía concentrar.
Estuve cinco minutos mirando la nada. Necesitaba despejarme urgente, y me fui a la calle. Caminé un par de cuadras silbando la melodía del colibrí.
Y entonces las recordé.
A la abuela Cota sentada al piano de su casa, interpretando «Merceditas» con la maestría innata de quienes tocan de oído sin haber visto jamás un pentagrama.
Y a la abuela Piba contándome, hace años, que los colibríes que se meten en tu casa llevan adentro el alma de los seres queridos que ya no están, y que necesitan visitarte para saber de vos.
Entonces levanté la vista y los vi. Dos picaflores aleteaban suave sobre mi cabeza, a medio metro de donde yo estaba. El tiempo pareció detenerse a cero durante unos segundos y, luego, volaron lejos hasta desaparecer.
Lo juro, aunque no me crean: peinaban canas.
Y sonreían.


Juanito
Marzo de 2016

(La abuela Cota, una genia)

(Octubre de 1997)



(«Merceditas», chamamé de Ramón Sixto Ríos interpretado por Los Visconti)

lunes, 28 de marzo de 2016

Los 33.000 kilómetros de «Benjamin»




Sinopsis de «Benjamin»:
El miedo se transforma en terror cuando se esconde en las entrañas de tu casa…
«Ben tiene nueve años, está furioso con su madre y fantasea con la idea de marcharse de casa. Agobiado, se escabulle en la oscuridad del desván: un sitio prohibido e inexplorado que ha caído en desuso hace años.
Tras una búsqueda exhaustiva en los inmensos bosques de Carnival Falls, es considerado oficialmente un niño perdido, y a medida que los días pasan, su familia empieza a aceptar lo inevitable. Ben ha muerto.
Sin embargo, él está allí, sobre sus cabezas. A través de diminutos orificios es capaz de espiarlos, escuchar sus conversaciones íntimas, descubrir sus secretos más ocultos y presenciar cómo, lenta pero decididamente, sus vidas se reanudan… sin él.»

Más datos de interés:
Género: Suspenso. Terror.
Cantidad de páginas: 504.
Ilustraciones en el interior del libro: No.
Tapa blanda: Sí.
Editorial: Suma de Letras.
Facebook del autor: clic aquí.

Book trailer:


miércoles, 17 de febrero de 2016

Publicación de «Jornada de pesca» en «miNatura»




En el mes de junio de 2015, la revista literaria online española «miNatura» publicó, en su N° 142 —dedicado a la temática Weird Fiction—, mi microcuento «Jornada de pesca».
Pueden acceder a la publicación haciendo clic en el siguiente link:
Como siempre, encontrarán allí más microcuentos, ilustraciones, comics, entrevistas a autores, artículos y reseñas para disfrutar.
¡Saludos!

lunes, 11 de enero de 2016

Publicación de «Adán» en «miNatura»




En el mes de abril de 2015, la revista literaria online española «miNatura» publicó, en su N° 141 —dedicado a la temática Cosmogonías—, mi microcuento «Adán».
Pueden acceder a la publicación haciendo clic en el siguiente link:
Como siempre, encontrarán allí más microcuentos, ilustraciones, comics, entrevistas a autores, artículos y reseñas para disfrutar.
¡Saludos!

sábado, 26 de diciembre de 2015

Jornada de pesca




Rodríguez respiraba agitado. La noche le pesaba sobre sus hombros, calurosa y oscura. Cielo sin luna, cubierto de nubes. Sentado en el suelo, junto al arroyo, descansaba su espalda contra el tronco de un sauce. Y la herida en su vientre no paraba de sangrar.
¿De dónde había sacado fuerzas para llegar hasta allí? No lo sabía. Pero, con seguridad, no había sido de las seis cervezas que se había tomado. ¿Del pánico? Probablemente. Molina y Silvera estaban muertos. Lagrimeó al recordarlos, y rememoró el momento en que la jornada de pesca junto al arroyo Los Huesos se transformó en su peor pesadilla.
Los tres dormían —abatidos por el alcohol—, cada uno en su carpa iglú. Y fueron unos alaridos agudos, intensos, los que despertaron a Rodríguez. Encendió la linterna, salió de la pequeña carpa, y dirigió el haz de luz hacia el agua.
Las tres líneas de pesca seguían inmóviles.
Oyó un nuevo grito, y alumbró los iglús de sus compadres. Grandes manchas rojas ensuciaban el color azul de la lona de las carpas.
Algo reptaba entre los pajonales.
Algo grande.
Algo muuuy grande, y con la velocidad de una yarará.
Temblando, alumbró el suelo. Lo último que alcanzó a ver, antes de que la linterna se le cayera, fue una cabeza sin ojos y con una enorme y anómala dentadura. Al instante, la cosa se despegó del suelo y saltó hacia él.
Sintió el impacto en el estómago y, enseguida, el roer de los dientes ahí abajo. Aulló de dolor y golpeó con sus manos al atacante; sus dedos se hundieron en algo gelatinoso, espeso, y que olía como la bosta bovina acumulada en un feed lot. El agresor gruñó, dejó de masticar y se despegó de su cuerpo. Rodríguez huyó, a ciegas y sin mirar atrás.
Solo se detuvo cuando sus piernas no pudieron más. Y allí estaba ahora, apoyado contra el sauce. Le dolía mucho la herida, e intentaba no imaginar el desastre que aquello —que parecía medir varios metros— había causado a sus tripas. Pero no podía dejar de hacerlo.
Cavilaba sobre eso cuando, de buenas a primeras, el olor a bosta acumulada atravesó como una daga su nariz. Y no hubo tiempo para más.



Juanito
Marzo de 2015


(Redactado en ocasión de la convocatoria de la Revista Digital «miNatura», bajo la temática «Weird Fiction»)