lunes, 28 de mayo de 2012

Se cumplen cincuenta años





Autores: SilviCaroAgusHernánNicoJuanito.



Para Juan Miguel
28/05/1947 - 27/01/2001

Te extrañamos, Viejo...


Se cumplen cincuenta años
una vez sola en la vida,
y se trae a la memoria
cosas que nunca se olvidan.
No me diga que es mentira
lo que yo le via’ contar
de este gaucho Don Miguel
vasco duro pa’ porfiar.


De chiquito, nomás,
aprendió a andar en el campo
junto a Don Bassagaisteguy.
Quién los podía parar,
si era de lindo mirar
(según nos contó la Piba)
muy temprano en la mañana
irse juntos a tambear.


Y otra vez él y la Anita,
a los gritos y correteando
el peón fueron enojando
hasta que un grito les dio;
el hombre qué iba a saber
que por un reto cualquiera
iba a tener que salir
disparando campo ajuera.


Apenas cumplió doce años
él empezó a laburar:
primero como cadete,
después como capataz.
Nunca hemos de olvidar
algo que siempre nos dice:
pa’ ser alguien en la vida
desde abajo hay que empezar.


Y pa’ que le via’ contar
de cuando era lindo el mozo,
si el mesmo ha de confesar
las andanzas que tenía.
Picadas en la avenida,
ir a otro pueblo a bailar,
y hasta la cena del lunes
que sigue yendo entuavía.


Y le tocó la colimba,
que él recuerda con agrado.
Pregúntenle, van a ver,
mil cuentos tiene pa’ hacer.
¿Será que la pasó bien
como chofer del cuartel?
Si hasta era tan delicado
que a lo Adela iba a comer.


La Piba estaba asustada,
lo tenía amenazao’:
“Me vas a traer a casa
aquella que vaya en serio”.
Parece que el maula tuvo
más de una novia en la vida,
pero acabó por caer
en los brazos de Analía.


Se casó nomás Miguel,
se quedó tranquila Piba,
y pa’ alegrarles la vida
vinimos nosotros seis.
Muy difícil ha de ser
la educación de los hijos,
pero por suerte salimos
muy buenos y muy prolijos.


Cincuenta, ¡qué lo tiró!,
tiene Miguel caminados.
Cuántas risas compartidas…
y también ratos amargos…
Pidámosle a Tata Dios,
y con la copa bien alta,
lo conserve sano y salvo
la otra mita’ que falta.


Y vaya pa’ nuestro Viejo
esta payada campera
(se lo heredamos a él,
como tantos otros dones).
Le pedimos mil perdones
si a alguno no le gustó.
¡Feliz cumpleaños, Papá,
este canto es para vos!


Silvina, Carolina, Agustina, Hernán, Nicolás y Juanito
28 de Mayo de 1997



6 comentarios:

  1. Poco tiene que importar si a alguno no le gustó, ya que los versos aquí escritos son pa'l gaucho campeador.
    Lo felicito Juan Esteban, por tan bella poesía. Qué orgulloso estaría el Tata de que sus hijos así le escriban.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por tus palabras, Raúl!
      Siempre atento en tus comentarios,
      más personas como vos
      son las que hacen falta a diario.
      Juan Miguel era un gran tipo:
      como todos, con defectos y virtudes...
      Lo extrañamos un montón, qué va'cer:
      la vida tiene sus vicisitudes.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Así acontece la vida. Ocurren tantas cosas y los años cobran velocidad entre más pasan. Más no deja de ser nuestra única realidad o quimera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, Carlos.
      Y aunque a veces se nos pierda de vista el gran objetivo de nuestro vivir, debemos seguir intentando tenerlo entre ceja y ceja: lo importante siempre son los afectos, la familia y los amigos; lo demás, es secundario.
      ¡Gracias por tus palabras!
      Saludos.

      Eliminar
  3. Me gusto, muy lindo el poema *o*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Neiglo! Mis hermanos, unos artistas con las letras (y mi Viejo ni te cuento...).
      Saludos...

      Eliminar